Phaway

mariposa6Intenté en vano volar hacia ti, procuré medios invisibles para que te soltaras de mi memoria, insistí en liberarme de los recuerdos que tejimos día tras día, es que de veras busqué la manera de lanzarme hacia un oscuro abismo donde ya no pudiera verte y sin embargo ahí permanecías, en el fondo perdido de mis pensamientos, amarrando nuevas palabras distantes que siempre sabían a los dos.

Quise una tarde lluviosa decirte por fin adiós y sin embargo la misma lluvia me traía tu nombre en forma de diminutas gotas resplandecientes y frías, tocabas en silencio mis labios y me permitías sentirte aún en la distancia, me confundí en el alboroto de una calle llena de rostros desconocidos, dejé que se perdieran en los pliegues que tú adoras almas confundidas en busca de un amor pasajero y exprés.

Me subí en el tren a vapor que no me llevaba a casa y procuré una vez más perder tu rastro, pero te veía en los ojos de quien se sentaba a mi lado, reconocía tu aroma en mi almohada y en mi piel, descubrí que los detalles más insignificantes llevaban tu firma en negrilla, resaltada para que otros la vieran, entonces me rendí, dejé que todo el peso de tu recuerdo me aplastare, asumí que no podía olvidarte, reconocí que eras tú quien me había cosido versos oscuros al alma, un alma que empacaste junto con mi posibilidad de querer infinitamente, fuiste egoísta y me guardaste en el bolsillo oculto de tus caricias, decidiste irte con un dejo en tu voz de “quiero volver” y aquí me dejaste, incapaz de volar porque tú eras mis alas.

**”Volar” en quechua se dice “phaway”, si quiero decir “yo vuelo”, puedo decir “ñuqa phawani”