Mimetizarme en tu ser.

f110b8ed6b28c4f874ffa60b2874de99

Ascendí por tu boca lentamente,
te encontré en el borde de mis labios,
abiertos para consumirte el alma,
dispuestos a beber las futuras sonrisas.

Ahora que lo pienso,
lucías inmortal con aquella chaqueta negra,
te parecías a mis mejores recuerdos,
tenías por principio colarte en mi memoria.

De repente la claridad de tu mirada,
esa sonrisa que me atravesó las murallas,
derrumbando cada uno de mis temores,
conquistando el trono,
destruyendo esa jerarquía de silencios.

Te instalaste tan dentro de mis pensamientos,
que los bares empezaron a notar mi ausencia,
tú eras quien me embriagaba,
me sumergí en la mejor borrachera de mi vida: tú.

Te convertiste en Nautilus
y recorriste con tus manos,
mis veinte mil leguas submarinas,
transformándome en viaje,
anclándote en mis precipicios.

Yo, que ascendí por tu boca lentamente,
me arriesgué a perderme en tus laberintos,
eres quien venció al minotauro
y puso fin a todas mis ausencias.

Deberías saberlo de una buena vez,
y deja ya de hacer el idiota,
porque eres tú quien se llama poesía
más allá de toda definición absurda.

Ascendí por tu boca,
esta vez sin que lo notaras,
mi objetivo era claro y simple,
robarte ese beso que nadie más supo sembrarte en el alma…

Descendí por la comisura de tus labios,
explorando a partir de allí
todo el uni(verso) que representas,
no sé si me explico bien,
tampoco quiero que me entiendas,
lo que me importa es encontrarme cada día con tus infinitos
para expandir mi cosmos cuando colisione con el tuyo,
y así existir en todos esos planos paralelos al nuestro.

Ahora que lo pienso,
ahora que te pienso…
eras, eres y siempre serás.