Vibrar a distancia

lovedVuelvo a pisar en falso, a caer en mi propia realidad, consciente de que cada paso que doy no es en vano, al contrario, por cada huella que dejo en él, una cicatriz más vuelve a abrirse, y es que a veces es lo que necesitas para volver a la vida.

El dolor que no abandona nunca, el amor constante e invisible, la historia, el hilo que nunca se perdió en una constante narrativa de pensamientos que no se ecplisan a pesar de las distancias.

Aquí estoy rodeándome del silencio, confirmando que las naranjas siempre serán propicias para ambientar mis recuerdos, pensando en cómo el Sol se oculta en un parque lejano lleno de árboles, hundiéndose en el lago de la memoria, porque la desnudez aflora cuando sus besos me acarician la imaginación.

El bar vuelve a abrir sus puertas para dejarte entrar, una invitación para que pongas a sonar las canciones que tarareas en silencio para mí, una declaración de intenciones soñadas desde que un día lluvioso definió un principio con puntos suspensivos.

Vibras como la música que tocas en tu guitarra, dentro de mí, al final el universo fue el centro de nuestro mundo en un beso, porque sin quererlo volví al origen de tus ojos cuando cerré los míos.

¿Cómo te explico que contigo la tonalidad de las palabras cambia y no se distorsiona? No sé cómo exponer éste cúmulo de emociones escondidas en el desván, dispuestas a escapar a partir del momento en que tú les des la llave, poniendo fin a las noches de insomnio porque no estás durmiendo conmigo.

Cerrar los ojos y repetir las escenas, pasar la película de nuestras vidas en cámara lenta, el suspiro de una realidad alternativa en la que esa utopía es tangible en mis manos, escribir(te) para tocar(te), el telón se levanta y la puesta en escena ocurre, porque somos personajes de una obra que hemos creado con base en el alma, con la profundidad necesaria para jamás erradicarse.

Lo intuí desde el primer día, las galaxias que adornan tu mirada siempre serán mapa celeste de éstos labios que pronuncian tu nombre a través de las canciones, memorizando guiones de todas aquellas películas que ocurren cuando no estamos juntos, con el aroma de tu piel que sabe a melocotones recién cortados, es como si describirte invocara un poder ancestral con la capacidad de hacer posible la primavera en pleno invierno.

Tú pones significado a ésta religión llena de milagros, donde la eternidad es posible a través de las palabras, donde el encuentro de dos cuerpos es creación y sublimación de los elementos, donde tú pusiste la primera piedra en el templo de una historia que no termina aún de contarse.

Vuelvo a pisar en falso, consciente de que ningún paso es dado en vano…

Huellas en la Arena by Josune - San Sebastián
Huellas en la Arena by Josune – San Sebastián