Escribirte a 100 latidos por minuto.

Ojalá que nuestro nombre se encuentre más allá de toda distancia impuesta, bailando al compás de tu boca deletreando mis apellidos, queriendo hallar la manera apropiada de besarte en esos […]