A las libres nos llaman putas

solapadaHace poco pasó algo en casa que me hizo volver a plantearme la idea de cómo muchas mujeres patean su propia libertad por criticar a otras que han decidido ser ellas mismas, dejando los tapujos de lado y arrancándose la ropa si se les daba la gana.

En Colombia llamamos a eso morronguería, bueno el término tiene un significado más amplio que el que yo pueda darle acá, pero ciertamente incluye el fingir ser muy buena(o), criticar a los demás por no tener ‘una moral adecuada a la sociedad actual o no saber comportarte’ y sobre todo hacer todo lo cuestionado a escondidas de quienes juran que esas personas son muy buenas.

La doble moral se aplica en mil casos del diario vivir, por ejemplo cuando salen a protestar en contra de los derechos para la comunidad LGBTI pero llegan a casa a buscar “lesbian sex”, “two girls kiss”, “three girls sex”, “girl licking pussy” o mejor aún “rude gay sex”, “two guys kissing”… etcétera. Hace poco por ejemplo salió un informe de cómo los países con mas leyes contra homosexuales eran aquellos donde más se buscaba porno homosexual, ¿interesante la doble moral no?

Pues eso, que a las libres nos llaman putas, que en mi casa alguna de mis compañeras considera que estoy loca y ríe irónicamente si le cuento que me encantaría usar debidamente mi cama con algún hombre que me tenga despierta toda la noche, la misma que le preguntaría a otra amiga qué hacía un chico en su cama el otro día… ¿a ella qué demonios le importa?

Son esas mujeres las que impiden que la cosa sea equitativa para ambos géneros, pero eso sí salen a quejarse a las calles o en las redes sociales sobre el machismo, defienden un feminismo patético que condena a las mujeres libres como yo, que señalan con el dedo si hablamos de vergas (pollas, pichas, penes) y lo mucho que nos gustan, que fingen sonrojarse si les hablamos del buen sexo, que condenan si uno se atreve a decir que los coños también son sabrosos.

Esas nos llaman a nuestras espaldas “putas”, pero es que envidian nuestra libertad, poder elegir si queremos o no algo serio no nos debe enmarcar en un moralismo, no sé, pero yo invito a mi cama a quien se me venga en gana, lo disfruto porque no creo en tabúes pendejos que me impidan cumplir una que otra fantasía, digo cómo me gusta y cuándo me gusta, si por ello he de ser llamada puta pues qué más da.

Señoritas morrongas y señores morrongos del mundo (sí, porque muchos hombres por dárselas de varones nos tildan también de fáciles si decidimos llevarlos a nuestra cama sin querer nada más allá de esa noche) llevaré con honores mi título de puta si así lo desean, vivo feliz siendo quien soy y no pretendiendo ser una cosa ahí que se deja llevar del qué dirán, a las libres nos llaman así porque vivimos al límite de la vida, de eso se trata ¿no? Personalmente no quiero llegar a anciana sin haber tenido muchos orgasmos antes, sin haber amado al menos una vez mas así me rompan más el corazón, pero saber que viví con una sonrisa en el rostro cada día que fue posible.

Recomendación: follen más, de tal forma que el mundo tiemble con las vibraciones de sus vientres excitados, que a este mundo le falta una pasión que lo ponga a gemir todas las mañanas sin miedo al qué dirán.

0 comentarios en “A las libres nos llaman putas

  1. El sexo es lo más parecido q nos regaló la vida…del me formé yo y todos los q veo a mi al rededor…De él se dice de todo, pero lo q es claro y podemos comprobar después de una noche de pasión, de esas q te levantan con una cara de satisfacción, q impregna todo de una energía mágica, es que te vuelve a la vida…

  2. Hace poco lei algo que me hizo bastante gracia, si de verdad fueran todas esas mujeres tan putas y guarras, con lo salidos que vamos nosotros a nada que os organizáramos follábamos todos, y evidentemente no es el caso.

    El fondo del asunto no tiene ninguna gracia, es la manía de aceptar solo lo que nos da la gana aceptar, ver lo nuestro como la única forma de vida aceptable, la parte buena es que poco a poco el mundo va aceptando la diversidad, que cada uno es como le sale de los huevos, o los ovarios, mientras no molestes a los demás nadie debería meterse en la vida de nadie.

    • Así es mi querido Dessjuest, que hagan lo que quieran pero que no vengan a uno a decirle cómo carajos vivir. La situación no es sólo de ahora, creo que eso me impulsó a escribir esta nota.

      Por otro lado (y soy testigo) pocos hombres saben lidiar con una mujer que se les acerca y les dice de frente lo que quiere, creen que es una trampa y terminan no haciendo nada o tildando de puta a la que lo propone, se asustan y hacen caras de sorpresa.

      Pero me molesta aún mas son esas mujeres que comen a escondidas pero no quieren que los demás coman, porque “no qué horror una chica así de fácil”

      • Amén querida, gran razón en todo, yo reconozco que las pocas veces que he vivido una situación en la que una mujer se me acercó para otra cosa distinta que vomitar no supe reaccionar muy bien, mas la verdad es que ese rol tradicional de la mujer de esperar a que el hombre vaya dando los pasos me parecen estúpidos, como padre de dos niñas procuraré que se dejen de complejos al respecto.

  3. Una mujer libre no es la que más tiene sexo (aunque si lo tienes, que bueno), es la que es honesta con ella misma, que es lo único que realmente vale.

  4. esa hipocresia es exactamente igual a lo largo de todo el planeta! És real y existe.Y por supuesto es tanta culpa de las mujeres como de los hombres la existencia del machismo. Ellas, madres, son las que educan e inculcan valores, ya sean machistas o no.
    Hipocresia es las calles de brasil…repletas de carteles con bonitas mujeres desnudas. Un pais donde enseñar las tetas (hacer topless) esta mal visto (hablo al menos de Sao Paulo, hablar de Brasil entero sería hablar de un territorio demasiado amplio)

  5. Me encantó éste texto!!! Ni que lo hubiese escrito yo!!!
    Es difícil ser realmente libre cuando hay tantos prejuicios y mandatos desde nuestra cuna y luego en la sociedad… pero se puede.
    Cuando más puta, más libre. Cuando más puta, más selectiva.
    Cuando más puta, más hembra… más MUJER…
    MUJER DE PUTA MADRE!!!

  6. Cada vez que leo una publicación tuya recuerdo el porqué soy como soy, creo firmemente en tus palabras, porque así deberiamos ser todas las mujeres, libres, liberarnos de los prejuicios, de los machismos y feminismos, que lo único que logramos al etiquetar esos comportamientos es ser falsos, el liberarnos es tan gratificante! Amo tu blog, te amo a tí como escritora, sigue asi, sigue siendo libre!!

  7. Precisamente esas q critican la “ligereza” de otras mujeres son las más putas por una razón: quieren q el sexo sea poco accesible a los varones para usarlo como moneda de cambio. LAs mujeres q follan con muchos cd y pq quieren, que lo “regalan” son lo peor pq hacen caer el “precio” del sexo en picado. Si hay muchas mujeres que lo dan fácil, pierde el valor y no pueden usarlo para mantener a los hombres a su lado, que les inviten, le compren cosas….en definitiva, aunque esas mujeres no tengan tarifas como las prostitutas en la práctica los son, ya que usan el sexo como moneda de cambio. Lo gracioso es que los hombres son tan idiotas que encima las valoran más, piensan que son más “decentes” y “respetables” y mejores candidatas a madres/esposas que las más “ligeras”. Pobres idiotas. Eso les pasa por confundir valor con precio.

    • Me gustó mucho tu comentario, aunque cabe mencionar que no todas las que no acceden a tener sexo con todos lo hacen para usarlo como moneda de cambio, muchas lo hacen porque en realidad no les interesa meter a cualquiera en su cama. Abrazos y gracias por leer y además comentar

Deja un comentario