Vestido de palabras

Tejí en mi vestido tus palabras,
anudándolas de principio a fin…
una puntada color carmesí por aquí,
un hilo de “te quieros” por allá.

¿Me dejarías bailar bajo el calor de tu sonrisa cuando el mundo esté triste?
Prometo usar el vestido que adoras,
sin pensar nunca más en la lluvia,
ni en las promesas nadando en ríos de papel,
¿Me dejarás descansar estos pensamientos en tu pecho?
¿O seguiremos esperando al sueño de aquella noche en verano?

Hiciste sonar todas las alarmas de mi corazón,
me aventuré y me perdí más allá de la razón,
¿podremos escribir el silencio que nos resuena en la piel?
Tal vez aún me tienes en la punta de los dedos,
a lo mejor tan sólo habitas en el abismo de mi ser.

Tejí un vestido con tus palabras,
puntada a puntada con los recuerdos del ayer,
no le temo al desgaste de la tela,
sino a las polillas que devoran este querer y no poder…